Relajación después de la cena

julio 01, 2014

Parece que los niños nunca se quedan sin energía. Incluso después de la cena cuando nosotros no queremos otra cosa más que recostarnos en el sofá, se la pasan corriendo por todos lados como si fuera la media mañana. Así que toma la relajación nocturna por las astas con estas actividades relajadoras. Todo se trata de encontrar el balance perfecto entre la estimulación y la relajación para mantenerlos involucrados pero quietos. Sea como sea, ¡la meta es que los niños estén más relajados para que la noche sea más relajada!

Despierta la tranquilidad con cajas sensoriales

Relajación-Después-de-la-Cena-Ziploc

¿Deseas una actividad que calme a los niños y estimule sus sentidos (¡pero no demasiado!)? Las cajas sensoriales te permiten hacer justo eso. Los niños de hoy en día no pasan mucho tiempo al aire libre como antes, pero con estos “juegos desordenados”, podrán manipular objetos, desarrollar habilidades motoras e investigar y recopilar datos. Asómbrate a medida que se concentran en el juego... y se tranquilizan.

Materiales

  • Contenedor Ziploc®
  • Arroz, frijoles, crema de afeitar, arena, agua; cualquier cosa detectable al tacto, texturada, etc.
  • Objetos pequeños

Indicaciones 

  • 1 Coloca arroz crudo, frijoles, crema de afeitar, arena, cualquier cosa que tenga textura, en un contenedor Ziploc®
  • 2 Agrega elementos que los niños puedan buscar hundiendo las manos. Puedes colocar bloques, autitos, dados, pelotas, lo que le guste a tu hijo. 
  • 3 Haz que se sienten a la mesa y pasen el recipiente para que metan las manos y descubran los objetos escondidos. 
  • 4 Nota: Utiliza recipientes Ziploc® para un almacenamiento fácil de las cajas sensoriales. Prepara una mesa para varios recipientes. Retira las tapas y vuelve a colocarlas para utilizar reiteradas veces. Se pueden agregar o retirar diferentes elementos para mantener siempre la sorpresa.
  • 5

    Nota: El arroz y los productos alimenticios no se deben cocinar y consumir después de usar. Además, los niños muy pequeños deben estar supervisados, especialmente alrededor de los objetos más pequeños.

Calma la locura con pintura para bañera

Relajación-Después-de-la-Cena-Ziploc

Haz que el momento de bañarse sea relajante y divertido con esta pintura para bañera casera.

Materiales

  • Bolsas Ziploc®
  • Fécula de maíz
  • Champú para bebé
  • Colorante alimenticio
  • Agua 

Indicaciones

  • 1 Mezcla 1/3 de taza de champú para bebé líquido con 1 ½ cucharadas de fécula de maíz. 
  • 2 Agrega colorante alimenticio y aproximadamente de 1 a 2 cucharaditas de agua. 
  • 3 Deja que los niños pinten y dibujen en la tina y se bañen después. 
  • 4

    No te preocupes, se lava fácilmente. 

Escribe cartas durante las vacaciones escolares

Relajación-Después-de-la-Cena-Ziploc
Puede sonar anticuado en comparación con los mensajes de texto, pero enseñar la importancia de mantenerse en contacto con amigos y familiares no pasa de moda. Haz que tu hijo escriba notas para los que están lejos. Esta carta para imprimir hace que sea fácil para los niños más pequeños tener ideas de qué decir. Además, tú sabes que la abuela la conservará por siempre.

Materiales

  • Bolígrafos/lápices/crayones     

Bolsa con pintura que quita el estrés

Relajación-Después-de-la-Cena-Ziploc

Una actividad divertida que ayudará a que los niños aprendan, incluso después de la escuela. 

Materiales

  • Bolsas Ziploc®
  • Pintura
  • Palillo con punta de algodón, lápiz

Haz que los niños practiquen las letras, los números o haz que dibujen con esta idea. Llena una bolsa con pintura de tu elección. Sella bien la bolsa. Déjala en una mesa y utiliza un hisopo de algodón, un dedo o el lado de la goma de borrar de un lápiz para “escribir” las letras y números. ¡Piensa que es como una pintura con dedos pero sin ensuciar! 

Relajación-Después-de-la-Cena-Ziploc