3 consejos de Ziploc® para agradecer

septiembre 14, 2016
Las bolsas Ziploc® pueden ayudarte a ahorrar tiempo, dinero y complicaciones y eso es solo cuando las usas para comida. Estas son algunas formas adicionales para que calmes el caos de la temporada...¡y la disfrutes!

1. ¡Una buena salsa! Separador de grasa para hacer tú mismo

3 consejos de Ziploc® para agradecer
¿Quién necesita un artefacto elegante para preparar una buena salsa? Ahorra dinero y espacio y hazlo tú mismo. Primero, permite que la salsa se enfríe un poco, luego viértela en una bolsa Ziploc® tamaño cuarto de galón. Coloca la bolsa dentro de una taza medidora de vidrio grande y espera hasta que la grasa se separe. Luego corta una punta de la bolsa y ¡bum! ¡La parte buena sale primero! Cierra la bolsa antes de que la grasa comience a salir.

2. Embalaje casero con palomitas de maíz

3 consejos de Ziploc® para agradecer
Llegó la temporada de embalar y enviar. Pero no eres un centro de envíos y tienes cajas de tamaños raros y nada de envoltorio de burbujas. Solo llena algunas bolsas Ziploc® tamaño cuarto de galón con palomitas de maíz (¡de verdad!). Es mucho más colorido y la abuela te agradecerá el refrigerio...¡y el regalo!

3. La manga perfecta

3 consejos de Ziploc® para agradecer

Desde huevos endiablados hasta galletas glaseadas, las bolsas Ziploc® son una poderosa manga pastelera. ¡Compruébalo con estos consejos! Primero, cuando las llenes con el glaseado, usa una taza para que la bolsa quede parada y así tener las manos libres y evitar derrames. Cuando esté llena, ¡gira la bolsa y úsala como manga!

¿Quieres otro consejo? ¡Agrega una boquilla! Una boquilla para glaseado. Dobla la parte superior de la bolsa, corta la punta y coloca la boquilla dentro para mayor precisión (¡y para crear hermosos remolinos!).