Tres trucos para domesticar la selva del cuarto de juguetes

diciembre 28, 2016
Con su predisposición al desorden, los cuartos de juguetes a menudo parecen hoyos negros: los juguetes y los juegos entran, desaparecen y nunca más son encontrados. A continuación te presentamos tres formas sencillas en que los productos Ziploc® pueden utilizarse para crear soluciones inesperadas para guardar los juguetes.

1. Juego enmarcado

Una vez que abres la caja de un juego de mesa, parece imposible mantener el dado, las pequeñas piezas y las tarjetas en un solo lugar. Con esta idea, puedes usar productos Ziploc® para asegurar que ninguna de esta piezas esenciales se pierda, además de agregarle vida útil al juego preferido de tu hijo (además de que tendrás una pieza de arte).
Para comenzar, coloca el juego de mesa en un marco de exposición de plexiglás. Ordena todas las tarjetas, el dado y las piezas pequeñas, guardándolos por separado en bolsas para sándwich o refrigerios Ziploc®. Pega las bolsas a la parte posterior del marco y asegúrate que queden bien fijas; luego fija el marco a la pared con corchetes adecuados. Puedes descolgarlo cuando quieras y jugar en el tablero enmarcado.

2. Garaje casero para autos de juguete

Pareciera que estos pequeños autos siempre conducen sin control hasta perderse. Dales un hogar en su propio garaje personalizado.
Para hacerlo, sencillamente usa una pistola de goma para pegar recipientes Ziploc® uno al lado del otro. Coloca los recipientes más grandes en la base y los más pequeños encima. Puedes decorar los recipientes con pintura o etiquetas adhesivas, y si crece tu colección de autitos, podrás ampliarlo fácilmente adjuntando otros recipientes.

3. Kit de juguetes para emergencias

Cuando se acerca una crisis, no tienes tiempo de buscar el juguete preferido de tu hijo. Para evitar el desastre, reserva dos o tres favoritos de la hora de juegos en un recipiente rectangular grande Ziploc®. Guarda el recipiente en tu bolso o cartera, para tenerlos a mano y mantener las lágrimas bajo control.