Malvaviscos con bastones de caramelo

3 horas 22 minutos
16 porciones
Dulces y esponjosos, ¡estos malvaviscos caseros festivos no solo se parecen a los bastones de caramelo sino que saben como ellos! Envueltos en una bolsa para almacenamiento festiva de edición limitada Ziploc® como regalo o derretidos en una taza de chocolate caliente, estos deliciosos y simples malvaviscos son un bocadillo divertido para las festividades.

Ingredientes

  •   
    Spray para cocinar de aceite vegetal
  • 3
    paquetes (¼ oz cada uno) de gelatina sin sabor
  • ½
    taza de agua fría
  • 2
    tazas de azúcar granulada
  • ¾
    taza de jarabe de maíz claro
  • ¼

    cdta. de sal

  • ¼

    cdta. de extracto de menta

  •   

    Colorante alimenticio rojo

  •   

    Azúcar en polvo

Indicaciones

  • 1 Recubre una bandeja para horno de 8” x 8” con envoltorio plástico y rocía abundantemente con spray para cocinar.
  • 2 Vierte agua en una batidora de pie con un accesorio para batir. Agrega la gelatina en forma de lluvia sobre el agua y deja que repose 10 minutos.
  • 3 Mientras que reposa la gelatina, mezcla azúcar, jarabe de maíz y ¼ taza de agua en una olla a temperatura media a alta. Deja que hierva durante 1 minuto o hasta que el termómetro para dulces indique 240°F.
  • 4 Retira el jarabe del fuego. Enciende la batidora en velocidad alta y lentamente vierte el jarabe en el bol de mezclado con la gelatina. Agrega sal y sigue batiendo a velocidad alta durante 12 minutos hasta que se espese mucho. Agrega extracto de menta en los últimos 10 segundos.
  • 5 Rápidamente, vierte la mezcla de malvaviscos en la bandeja preparada. Rocía una espátula con spray para cocinar y esparce la mezcla en forma pareja. Aplica gotas de colorante alimenticio a lo largo de la superficie del malvavisco. Con un palillo, realiza un espiral con el colorante alimenticio en el malvavisco para crear un efecto veteado. Deja reposar el malvavisco sin tapar a temperatura ambiente por al menos 3 horas o toda la noche.
  • 6 Saca el malvavisco de la sartén usando el envoltorio plástico como mango. Colócalo sobre una superficie plana, y corta con un cuchillo en cuadrados de 2 pulgadas. Espolvorea con azúcar en polvo para evitar que se peguen. Guarda en un recipiente para almacenamiento Ziploc® hasta por una semana.