Cinco ideas sencillas de refrigerios para llevar

julio 05, 2016
Las barriguitas hambrientas pueden atacar en cualquier momento, y ahí es cuando la comida para llevar puede engañarnos. La falta de preparación a menudo nos envía directo a la fila de la comida para llevar, donde no se nos ofrecen opciones saludables. Prepárate para esos momentos en que apremia el hambre con estos sencillos cinco consejos y trucos de refrigerios para llevar.

1. Elige una salsa

Los refrigerios frescos, que se mojan en salsa, son muy fáciles con los envases Ziploc® Twist ‘N Loc®. Coloca unas cucharadas de humus de aguacate o cremosa mantequilla de almendras y miel en el fondo de un envase pequeño o mediano Ziploc® Twist ‘N Loc® y tu elección de palitos de verduras frescas, rebanadas de frutas o palitos de pretzel.

2. Abastece tu escritorio o casillero

Abastecer bien el escritorio o el casillero es un excelente consejo para los estudiantes ocupados, ya sea para un rápido refrigerio entre asignaturas o para recuperar la energía después de la escuela. Envasa un refrigerio distinto para cada día y no olvides terminar la semana con una sorpresa deliciosa, como estos cuadrados de almendras y cerezas sin hornear.

3. Abastece el asiento trasero

4. Adereza la fruta

5. Crea una estación "HTM" (hazlo tú mismo) de mezcla de frutos secos