Ciabatta con ricota y calabaza  de invierno

40 minutos
Rinde 2 sándwiches
Revoluciona tus sándwiches con esta comida vegetariana. La combinación dulce y salada de la calabaza butternut y el cremoso queso ricota tiene un sabor increíble si se unta sobre un suculento pan ciabatta. Para terminar, cubre con nueces variadas o fruta deshidratada y estará listo para llevar. Preparar el almuerzo es sencillo.

Ingredientes

  • 1

    calabaza butternut pequeña, en mitades y sin semillas
  •   
    Aceite de oliva
  •   
    Sal y pimienta molida fresca
  • 1

    chalote pequeño, picado fino
  • 1

    cdta. de orégano picado (o ½ cdta. de orégano deshidratado)
  •   
    Pizca de hojuelas de chile rojo
  • 4

    onzas de queso ricota
  • 1

    taza de rúcula tierna (o lechuga tierna)
  • 2

    panecillos ciabatta o un pan suculento de tu elección, tostado

Indicaciones

  • 1 Precalienta el horno a 400 °F y cubre una bandeja para horno con papel manteca. Frota el lado cortado de la calabaza con aceite de oliva y espolvorea sal y pimienta. Coloca el lado cortado sobre la bandeja para horno y asa durante 30 a 35 minutos, hasta que esté blando. Retira del horno y deja enfriar.
  • 2 Saca la pulpa de la calabaza de la piel con una cuchara y aplástala con un tenedor. Incorpora el chalote, el orégano y las hojuelas de chile, agrega sal y pimienta al gusto.
  • 3 Unta una capa gruesa de ricota en una mitad del pan y luego coloca la mezcla de calabaza y la rúcula. Sazona con sal y pimienta; luego, guarda en una bolsa Ziploc® para sándwich a fin de mantenerlo fresco.